vip-payday.co.uk
Área de Laboratorío

Área de Laboratorío

Homeoestímulos inocuos, no tóxicos que estimulan la curación. No inhiben ni interfieren las respuestas curativas, estimulan la capacidad de auto curación (vis medicatrix naturae).

More...
Consagración y Servicio

Consagración y Servicio

La Farmacia Médica Homeopática SER HUMANO tiene más de 2 lustros de estar consagrados a  brindar salud natural.

More...
Premiaciones

Premiaciones

La farmacia médica homeopática SER HUMANO, le participa a su honorable grupo de clientes y amigos que nos hemos hecho merecedores de distintos galardones.

More...
Premios Ser Humano

Premios Ser Humano

Premio Internacional a la  Excelencia "Excellence Awards Institute 2.008". Membrecia de Honor " Cambridge International University 2007".

More...
Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2010 JoomlaWorks, a business unit of Nuevvo Webware Ltd.

A B C D E F G H I J L M N O P Q R S T U V Z

CONVULSIONES

ARTEMISIA VULGARIS: Convulsiones en niños y bebés, precedidas por exci­tabilidad o irritabilidad y gritos agudos, con un ataque a continuación del otro, en salvas y sin aura; especialmente del lado derecho o de un solo lado, con el otro paralizado; con la cabeza echada hacia atrás con sacudidas, midriasis izquier­da, ojos semiabiertos y vueltos hacia arriba, boca hacia la izquierda con espuma bucal y mordedura de lengua, incontinencia de esfínteres y a veces, respiración estertorosa; acompañadas o seguidas de copiosos sudores ofensivos, y con profundo y prolongado sueño después del ataque. Son producidos por traumatismos cefálicos, en la dentición, por un susto o pena, y por enfriarse estando acalorado.   

BELLADONNA: El más importante medicamento, especialmente en niños, en las convulsiones febriles (incluso puede darse preventivamente si la fiebre tiende a subir aceleradamente y mucho); .pueden aparecer durante la dentición, durante la menstruación y el puerperio, por excitación o vejación, por ver agua u objetos brillantes, por la luz y cuando lo tocan. Predominan del lado derecho o en un solo lado (con parálisis del otro); precedidas de un aura curiosa: como si le corriera un ratón por la piel; con caída, a veces hacia atrás o a los costados; a veces con parálisis. Se acompañan siempre de los signos identificatorios de Belladonna: piel y cara rojas y calientes con calor que irradia, mirada brillante, midriasis, latidos fuertes (especialmente en las carótidas) y taquicardia con pulso lleno y duro, y sudores. 

BUFO: Convulsiones que aparecen: durmiendo, en el coito, después de un acceso de ira o por un susto antes de la menstruación, en luna nueva, durante una supu­ración o en el bebé amamantado por su madre que ha tenido un susto o un ataque de ira. Precediendo al ataque, está más irritable, con midriasis, parece lamerse y se frota la nariz. Instantes antes, los ojos están dirigidos hacia arriba y a la izquierda, abre totalmente la boca, grita, se pone rígido y mete los pulgares dentro de los demás dedos flexionados y contracturados, primero a derecha y luego a iz­quierda. Durante el ataque, cara grisácea o roja, distorsionada y sudada, se muerde la lengua, sale saliva sanguinolenta y espumosa, se orina tiene sudores profusos y movimientos violentos en los miembros, con inconsciencia total. Después del ataque, sueño profundo, inconsciencia, cara caliente y miembros fríos; luego, cefaleas.

CHAMOMILLA: Convulsiones, sobre, todo en niños; después de un acceso de ira del niño o de quien lo amamanta; durante la dentición; por cualquier excita­ción o si el niño es castigado; en el embarazo y puerperio; con caída.

CICUTA: Convulsiones por traumatismos craneanos, por errores de dieta, por atra­gantarse cari un hueso o espina; en niños, durante la dentición o por parasitosis; en el embarazo y puerperio. Son provocadas o agravadas por el más mínimo con­tacto o sacudida o presión en un sitio, por fiebre, por ruidos, por frío, por susto o excitación, de noche o durmiendo. Las convulsiones son muy violentas y precedidas, segundos antes de iniciarse, por un grito y su aura típica en el plexo solar, un violento espasmo del diafragma en forma de un brusco shock epigástrico, Ense­guida, las convulsiones comienzan en la cabeza y cara, y se extienden a todo el cuerpo; acostado de lado, se pone bruscamente de espaldas y queda en opistótonos, arqueado, con la cabeza, hacia atrás o a un lado, rígida; a veces en apnea o con hipó, cara roja, espuma bucal, gritos, trismo, mordedura de lengua, pérdida de conocimiento; violentas contorsiones, distorsiones y gesticulaciones, flexiona y extiende alternativamente sus miembros inferiores, con fuertes sacudidas y contracciones espasmódicas de los músculos de todo el cuerpo, con los pulgares metidos dentro de los demás dedos flexionados y con caída hacia atrás o adelante. Después del ataque, gran postración y amnesia de lo ocurrido. Pulso lento en las convulsiones.

CINA: Convulsiones sobre todo en niños, cuyas causas más corrientes son las parasitosis intestinales (helmintiasis: oxiuros y ascaris), la dentición, la fiebre, castigos, un acceso de ira, etc., y que se localizan especialmente en los músculos extensores, poniéndose súbitamente rígido (mas en los miembros inferiores), doblando la espalda hacia atrás, aunque a menudo persiste la conciencia, y a veces con caída. En niños que se rascan mucho el ano, se frotan la nariz continuamente y rechinan los dientes durmiendo.

CUPRUM: Convulsiones producidas por vejación, susto o cualquier excitación; por supresión o desaparición, de erupciones, exantemas, descargas o la menstruación;  por golpes en la cabeza, por mojarse o por bebidas frías; después de un ataque de apoplejía; después de toser; en la dentición; en niños; antes y durante menstruación o durante el embarazo y puerperio; de noche y durmiendo. Precediendo al ataque, hay palpitaciones, vómitos, hipo o violenta constricción en la parte inferior del tórax. Inmediatamente antes, aparecen tironeos o movimientos    irregulares en dedos de manos y píes, extendiéndose a todo el cuerpo; los pulgares se flexionan brusca y espasmódicamente dentro de los otros dedos fuertemente  cerrados sobre aquellos;  siente, gusto metálico  con sialorrea, lanza un agudo grito y pierde el conocimiento. Durante el ataque hay convulsiones clónicas y tónicas, movimientos desordenados o de flexión y extensión de los miembros echa la cabeza hacia atrás y puede llegar al opistótono (o al emprostótono); con marcada cianosis facial y en el epigastrio y tórax, llanto, inconsciencia, gritos agudos, puños con el pulgar adentro, ojos enrojecidos y vueltos hacia arriba, espuma bucal, respiración ruidosa, incontinencia de esfínteres,  y sudores en  tórax y cabeza. Después del ataque tiene apariencia de muerte, y sueño profundo y, al despertar, hay amnesia de lo ocurrido, escalofríos y vómitos, cefalea, llanto, temblores y  sudores. Convulsiones en la uremia, coqueluche, escarlatina, meningitis, cólera, etc.

NUX VÓMICA: Convulsiones especialmente del lado derecho, que se producen o gravan después de un acceso de ira, por doblar la cabeza hacía atrás, por una brillante, durante la fiebre, en niños, por aire, frío o enfriarse, por corrientes de aire, en bebedores, por excitación, durante la menstruación, por el movimiento, por ruidos, en el puerperio, cuando lo tocan; con aura desde el plexo solar; con parálisis.

CENANTHE: Convulsiones con pérdida de conocimiento, brusca y completa, con cara pálida, mirada fija,  midriasis,  espuma  bucal y sacudidas convulsivas de todos los músculos, de la cara y de los miembros; con los pulgares flexionados dentro del puño; con caída, sobre todo hacia atrás y con frío en todo el cuerpo. Pueden producirse por traumatismos, antes y durante la menstruación y en el puerperio, y durmiendo. Con gritos y cara cianótica o roja durante las convulsiones.

STRAMONIUM: Convulsiones con sudores fríos y conciencia a menudo conservada, con mirada fija, midriasis, gritos antes y durante; peor de noche, alternando con gran excitación mental y extrema inquietad. Son provocadas o agravadas por la vista de una luz brillante o de un espejo o de agua o de objetos bri­llantes, por la fiebre, en niños, en la dentición, por exantemas o erupciones y secre­ciones suprimidas, por un susto, en el puerperio, durmiendo, al tragar, cuando lo tocan. Las convulsiones son tónicas y clónicas, con caída, sobre todo hacia atrás, y pueden ser de un solo lado con parálisis en el otro lado.

ver Materia Médica

Mi Hogar Saludable TV

Nuestros Productos

Please update your Flash Player to view content.

Literatura

Please update your Flash Player to view content.
Sede Barranquilla
Calle 75 No. 44 - 49
Teléfono: (5) 358 91 24 - (5) 301 13 32 - Fax: (5) 358 91 24
Email: farmacia_homeopatica@serhumano.com.co
Diseno Web Balacot